A través de esta sección el Director os hará llegar sus comentarios, sugerencias, consejos, información de interés, etc.


_____________________________________________________________________________________________________________

Diciembre 2013

Queridos/as todos/as,

En primer lugar, gracias por visitar esta sección que en estos momentos inauguro.

Desde este apartado tengo la intención de poder ayudaros en aquellos temas que os inquieten, tengáis curiosidad, o bien, informaros sobre temas relacionados con la música en general y del mundo de las bandas de música en particular.

Me gustaría que la sección fuera dinámica y participativa. Por tanto, os invito a que me realicéis propuestas, ya sea sobre temas que queréis que comente en esta sección o incluso sugerencias sobre el repertorio que os gustaría interpretar en la banda. Para ello, podéis dirigiros mediante el correo electrónico rafael.garcia@bandamarratxi.com.

Para comenzar, he decidido hablaros sobre la interpretación musical.


El estudio de la historia de la interpretación es un tema relativamente reciente. ¿Por qué disponemos de manuales que tratan de la historia de la música, la teoría musical, la armonía,… pero no son tan abundantes los que tratan sobre la historia de la interpretación? La respuesta podría parecer obvia y simple, pero es harta complicada. Desde que la música pudo ser registrada, es decir, grabada, a partir de finales del siglo XIX, disponemos de documentos sonoros que nos aproximan a cómo en esa época se interpretaba una determinada música. Ahora bien, hemos de tener en cuenta que ese registro se realizó según una tradición interpretativa que puede no parecerse a una anterior o posterior. Lo ejemplificaré con una obra por todos conocida como la 5ª Sinfonía de Beethoven. Mediante fuentes escritas podemos conocer cómo se interpretaba en la época en la que fue compuesta, mediante la grabación podemos conocer cómo se interpretaba dicha sinfonía en el momento en el que fue grabada y mediante la asistencia a la sala de conciertos podemos escucharla en el momento que es interpretada. ¿Similares interpretaciones? Seguramente no. ¡Pero la partitura es la misma! Esto nos confirma que debemos tener en cuenta que la partitura nos aproxima al hecho musical pero no es el hecho musical en sí mismo. La interpretación depende de multitud de factores, como son las tradiciones interpretativas o la visión que un intérprete sea instrumentista o director tiene de una obra determinada. ¿Todo vale, entonces? No. Una determinada interpretación se justifica por medio del conocimiento que el intérprete posee de una obra. Si no hay conocimiento, lo más probable es que a lo largo de la interpretación observemos incongruencias y falta de unidad de criterio.

En la próxima ocasión os hablaré de las distintas tradiciones interpretativas que han existido a lo largo del tiempo.

Rafael García


Agosto 2018

¿ES UN PÁJARO, UN AVIÓN? ¡NO, ES UNA BANDA DE MÚSICA!

Al contrario de otro tipo de agrupaciones más específicas, las cuales se dedican a practicar de forma casi exclusiva el género musical de las marchas de procesión, las bandas de música, es decir, aquellas formadas por instrumentos de viento-madera, viento-metal y percusión, sólo ocupan una pequeña parte de su actividad musical del año a preparar e interpretar música sacra, puesto que gastan la mayoría del esfuerzo y tiempo de su actividad musical en abordar un repertorio más “sinfónico”, variado y, técnicamente hablando, más complejo.

Desde mi punto de vista, fruto de mi experiencia y percepción personal, las bandas de música en general y, de forma más específica, los músicos que éstas componen, obvian la magnitud e importancia que se debería de dar realmente a la hora de poner música y aportar presencia a este tipo de actuaciones. ¿Por qué? Muy sencillo, porque aunque no te des cuenta, estás ofreciendo un concierto móvil por todas las calles de una ciudad, haciendo llegar tu música a, probablemente, miles o decenas de miles de personas en cada ocasión, la mayoría de las cuales no pisan con frecuencia ningún auditorio, no saben que existes, no saben a qué te dedicas, qué calidad musical y artística ofreces, ignoran lo que puedes aportar y no tienen la más remota idea de lo que significa pertenecer y hacer música en un conjunto instrumental.

Resumiendo, la cultura musical de la gente que te va a ver puede que sea insignificante o nula pero, en cuestión de unos escasos minutos, tienes la oportunidad de hacer construir un valor de respeto y admiración, por tu labor y por tu música, por parte de todas estas personas con las que te cruzarás en tu recorrido y más allá de la función o servicio religioso que estés llevando a cabo (seas creyente o no).

En muchas ocasiones, los músicos que gozan de más nivel y experiencia, son los que menos ayudan a generar un valor positivo de su propio patrimonio; uso indiscriminado de teléfonos móviles, presencia y estética poco adecuada, fuman en momentos o lugares inadecuados, no se esfuerzan musical y técnicamente tanto como pudiesen, etcétera. Además, los más novatos de las agrupaciones absorben todo; tanto lo que se ve, como lo que he enumerado justo antes, y que, aunque no se percibe explícitamente, está presente.


Por otro lado, la realidad no es otra que, más allá de lo que debería ser o lo que nos gustaría a los músicos, nos cuesta llenar el aforo de teatros y auditorios de nuestras propias localidades, en contraste, cuidamos hasta el más mínimo detalle musical, estético y de organización de nuestros conciertos “sinfónicos”.

A todos nos gusta que se reconozca el esfuerzo y valor de aquello que creemos que lo tiene y, como es en el caso de la música en conjunto, lo es en grandes cantidades. Por todo ello, respetemos y esforcémonos todo lo que esté en nuestra mano por hacer las cosas lo mejor que podamos cuando salgamos a la calle. Despertemos los sueños de aquellos niños que señalan a las bandas con ilusión y admiración, imaginándose en un futuro siendo ellos los integrantes de estas agrupaciones, ayudemos a retomar el deseo frustrado de todos aquellos adultos que siempre quisieron tañer un instrumento y, sobre todo, difundamos el amor por la música, haciendo aflorar en nuestro ocasional público el “gusanillo” de interés, querer más, empujándoles a ir a otros conciertos y representaciones culturales más allá de con las que se topan en Semana Santa.